La Fundación Basil y Elise Goulandris presentará este verano, en el Museo de Andros, una exposición retrospectiva dedicada a Alexandra Athanasiadi, titulada "Creando lo inmaterial". En un recorrido que abarca casi cinco décadas de creatividad, sin seguir un orden cronológico, los visitantes tendrán la oportunidad de descubrir los múltiples aspectos de la carrera de Athanasiadi, desde sus obras de la primera juventud hasta la actualidad.
 
BEFgoul2
 
La exposición nos llevará primero al estudio de la artista, donde lleva treinta años creando. En este espacio, que se abre a un exuberante jardín verde en el que predominan sus creaciones, Alexandra Athanasiadi da forma, dibuja, pinta y toma fotografías, colocando cuidadosamente fragmentos dispersos de madera, que esperan pacientemente ser transformados en obras de arte.
 
Del taller pasamos a la costa, donde Athanasiadi encuentra la mayoría de los materiales para sus creaciones. Combinando obras de diversas técnicas y épocas, crea una instalación llena de poesía y melancolía, que recuerda los versos de "El mar de la mañana" («Θάλασσα του πρωιού») de Constantino Cavafy.
 
befgoul3
 
A continuación, descubrimos un aspecto desconocido de su proceso creativo: el papel primordial de la abstracción a finales de los 80 y principios de los 90. La mayoría de las obras de la sección, presentadas por primera vez al público griego, ponen de manifiesto las influencias que Athanasiadi recibió de escultores como Henry Moore y Alberto Giacometti, sin perder nunca su propia y totalmente personal mirada perspicaz.
 
Tras un salto de veinticinco años, pasamos a una sección dedicada exclusivamente a Constantino Cavafy, en la que Athanasiadi nos desvela un mundo inesperado, lleno de color y sensualidad. Aquí, la artista celebra su amor compartido con Cavafy por el matrimonio armonioso de lo antiguo y lo contemporáneo, la evocación, llena de delicadeza y gracia, de sus sentimientos e impulsos, la afirmación de un enfoque sensual, incluso erótico, de los cuerpos, la importancia del pasado, su exploración, su asimilación, su aceptación.
 
La poesía de Cavafy a la vista de Athanasiadi nos permite una transición natural al mundo de los caballos, un tema clave en sus actividades artísticas. Ya sean de metal o de papel, los caballos expresan lo que ella describe como "dos partes de [su] yo". La parte que baja la cabeza y sigue adelante y hace lo que tiene que hacer, y la parte que es rebelde y no acepta".
 
befgoul4
 
La exposición concluye con la sección que constituye el eje central del arte de Athanasiadi: el cuerpo humano. Figuras femeninas y masculinas, realizadas en madera, metal y papel, inspiradas en la mitología, en ella misma, en su padre o en su marido, conviven en este espacio, expresando todos los aspectos, incluso los más oscuros, de su obra. Aquí, su experiencia penetra en el material y nos toca con una honestidad desarmante, pero siempre caracterizada por la sensibilidad y la delicadeza.
 
La exposición es una instalación artística única, con secciones que fluyen entre sí. El papel de la propia artista, con la ayuda de los colaboradores de la Fundación, Paraskevi Gerolymatou y Andreas Georgiadis, fue crucial para estructurar esta narrativa.
 
La exposición irá acompañada de un catálogo bilingüe (griego e inglés), preparado por la comisaria de la exposición Maria Koutsomalli-Moreau y publicado por la Fundación Basil & Elise Goulandris, editado por Mikri Arktos.
 
C.P.
 
Fuente de imágenes: Fundación Basil y Elise Goulandris