Prokopis Pavlópulos juró, el pasado viernes 13 de marzo, el cargo del Presidente de la República Helénica bajo los aplausos de la mayoría de los parlamentarios griegos y de los numerosos invitados que siguieron la solemne ceremonia celebrada en el Parlamento heleno. 
 
 
Tras la toma de posesión, Pavlópulos depositó una corona de flores al monumento del soldado desconocido, situado frente al Parlamento y, a continuación, se dirigió al palacio presidencial donde fue recibido por el Presidente saliente, Károlos Papulias. 
 
En su primer discurso ante el Parlamento el mensaje político que envió Prokopis Pavlópulos fue bien claro. Abogó por una "lucha común" entre todas las fuerzas políticas para poder "sacar al país de esta crisis profunda que roza los límites de una crisis humanitaria". "La lucha que da Grecia no es solamente para su pueblo sino para la Europa misma también", resaltó el nuevo Presidente añadiendo: "La política económica de la Unión Europea y de la eurozona debe ser aplicada, pero también debe estar acorde con los tres pilares de la construcción europea, a saber una síntesis entre la enseñanza cristiana, el espíritu griego y el derecho romano".