En Salónica, en la fortaleza bizantina "Heptapírgion", más conocida como Yedi Kule, (en turco: siete torres), desde el 27 de julio hasta el 30 de septiembre tendrá lugar una exposición muy interesante dedicada a la democracia. Artistas contemporáneos expondrán sus obras formando una gran instalación visual con el fin de hacer un recorrido histórico que se inicia desde el momento en que volvió a establecerse la democracia en Grecia, después de siete años de dictadura (1967 - 1974) y llega hasta hoy.

Los artistas desean hacer hincapié en la emergencia de nuevas ideas después de un proceso sociohistórico, el de los años de la dictadura, marcado por la violencia y la falta de libertad. En Yedi Kule, lugar con gran simbolismo histórico y cargado de emoción ya que por muchísimos años sirvió de lugar de aislamiento, de encarcelamiento y de tortura física y sicológica de detenidos, los artistas se centran en los conceptos de la "memoria", del "tiempo", de la "historia", e intentan definir de nuevo la Democracia que atraviesa un período de inestabilidad debido al recrudecimiento, al reavivamiento de ideologías y de partidos fascistas.

msts1

Esta fortaleza bizantina que en la época otomana se convirtió en prisión está asociada a historias dolorosas y peleas a muerte entre los detenidos, ya que había cárceles comunes para todos, independientemente de la gravedad del delito, de edad y de sexo. La fortaleza sirvió de prisión incluso durante todo el siglo XX, sobre todo durante la Ocupación alemana y la dictadura, hasta 1989 cuando fue confiada al Ministerio de Cultura. "Heptapírgion" fue declarado por la Unesco, en 1988, como Patrimonio de la Humanidad. 
 
En el proyecto colabora el Museo Estatal de Arte Contemporáneo en Salónica y el Municipio de Salónica.  
Fotos:1) Αgencia de noticias de Atenas
(A.Pap)

banner panorama

banner newsletter panorama

  1. Lo más visto
  2. Grecia e Iberoamérica
Curso de griego moderno en línea por la Universidad de Atenas

Curso de griego moderno…

Diciembre 14, 2016

El Pireo: un destino cargado de historia