Por Laura Cardona Sanchís

Hasta el momento no hay ningún otro país, aparte de Grecia, en el que me sienta como en casa y así ha sido desde el primer momento en que pisé las tierras helenas como turista en 1999, cuando entonces utilizaba la lengua inglesa como idioma vehicular. 

Después de haber vivido, trabajado y viajado en Grecia este sentimiento se ha acrecentado a causa de haberme sumergido e involucrado en la cultura griega y de haberme sentido como una griega más. Para mí Grecia es un país que me relaja, pues la comunicación con los griegos es muy fácil por las similitudes que tiene el carácter español con el griego (aunque también he de mencionar que percibo algunas diferencias). Éste es uno de los factores principales por los que elijo Grecia como lugar de vacaciones, debido al papel importante que siempre ha tenido para mí de poder dirigirme con los autóctonos de los países que visito para llegar a conocer su modo de vida. 

Por último, otras razones de mi elección son: su cara tradicional y familiar, su folclor, música, fiestas y bailes, los diversos sabores de su gastronomía basada en la dieta mediterránea muy influenciada de la italiana, balcánica y turca, sus variados paisajes montañosos, playas salvajes de agua cristalina y la seguridad que siento en cualquier momento del día caminando por sus calles tanto en las islas griegas como en la península. Grecia es un país que tiene una magia indescriptible que engancha, en ella realmente descanso y disfruto con sus gentes, costumbres, olores y sabores. 


banner panorama

banner newsletter panorama

  1. Lo más visto
  2. Grecia e Iberoamérica
Curso de griego moderno en línea por la Universidad de Atenas

Curso de griego moderno…

Diciembre 14, 2016

El Pireo: un destino cargado de historia