Entrevistamos a Petros Papapolyviou, realizando un pequeño viaje por la historia y la cultura de Chipre.
 
El sr. Papapolyviou vivió los primeros catorce años de su vida hasta la invasión turca, en Lapithos, distrito de Kyrenia, ocupada hoy en día por los turcos. Está graduado por la Facultad de Filosofía de la Universidad Aristóteles de Tesalónica con especialidad en Historia y es doctor en filosofía del departamento de Historia y Arqueología en la misma universidad. Desde enero de 2002 enseña en el departamento de Historia y Arqueología en la Universidad de Chipre donde hoy en día es profesor asociado de Historia Griega Contemporánea. Su trabajo escrito y sus estudios se centran en la Historia Griega Contemporánea  y en la historia de Chipre con énfasis en la historia de “enosis” (movimiento grecochipriota por la unión de la isla con Grecia) y del Voluntarismo Chipriota, en las relaciones variadas e interactivas entre Grecia y Chipre y en el periodo de la ocupación alemana y de la Guerra Civil en Grecia. Entre sus libros se encuentran obras sobre la participación chipriota en las guerras griegas de 1897, de 1912-1913, así como en la Primera y Segunda Guerra mundial.
 
PetrosPapapolyviou
 
Petros Papapolyviou
 
¿Cuáles son los periodos más importantes de la Historia chipriota?
 
En el largo periodo de la Prehistoria de Chipre, cuyos ejemplares más antiguos son los restos de la civilización de Khirokitia (datados aproximadamente del 6.000 a. C.), vale la pena subrayar el papel crítico que desempeñó el cobre en el desarrollo y la historia de la isla. Alrededor del 1400 a. C., el comercio entre los primeros habitantes y los micénicos se intensifica, y dos siglos después se estima la llegada y el asentamiento de los Aqueos, que son identificados con los mitos de los protagonistas de las guerras de Troya. El ejemplo más conocido es el caso de Teucro, el hijo del rey de la isla de Salamina y hermano de Áyax, quien según la tradición se asentó en Salamina chipriota. En la época clásica, en mitad del siglo VI a. C., los reyes chipriotas reconocieron el dominio persa y después de un periodo de enfrentamientos y revueltas, principalmente durante las Guerras Médicas, Chipre pasó a manos de Alejandro Magno (333-332 a.C.) y sus sucesores. Al periodo helenístico le siguió la conquista romana (58 a. C.). Un siglo después, en su primera misión apostólica en Chipre (45 d. C.), San Pablo y Bernabé introdujeron el cristianismo desplazando desde entonces el culto a Afrodita y a los 12 dioses griegos. Desde la época de Constantino el Grande hasta 1191, Chipre permaneció en el Imperio Bizantino, habiendo recibido mientras tanto invasiones árabes. En 1191, durante la tercera cruzada, en su camino hacia Jerusalén, el rey de Inglaterra Ricardo Corazón de León ocupó Chipre y meses más tarde la vendió a los templarios, inaugurando el periodo del Imperio Franco. En 1192, la administración de Chipre fue asumida por los francos de la Dinastía de Lusignan. La última reina de este periodo fue Caterina Cornaro, que en 1489 entregó Chipre a la Serenísima República de Venecia. Un gran hito en la historia moderna de Chipre (así como en la historia europea) fue su conquista por los turcos (1570-1571). El Imperio otomano duró casi tres siglos hasta 1878, cuando en el margen del Congreso de Berlín, el sultán cedió Chipre a Gran Bretaña a cambio de una renta, manteniendo no obstante su jurisdicción. En 1923, Turquía renunció a sus derechos sobre Chipre con el Tratado de Lausana y en 1925, la región fue declarada colonia de la Corona. Después de cuatro años de lucha armada (1955-1959) de EOKA (Organización Nacional de Combatientes Grecochipriotas), en febrero de 1959, Chipre obtuvo su independencia con los acuerdos de Zurich-Londres.
 
¿Qué significa para el recorrido histórico del helenismo chipriota el establecimiento de la república chipriota hace 60 años? ¿Cuáles son los vínculos más profundos entre Grecia y Chipre?
 
La proclamación de independencia de Chipre el 16 de agosto de 1960 y el establecimiento de la República Chipriota marcaron el fin de una larga esclavitud de siglos y de 82 años de colonialismo británico. Al mismo tiempo fue el resultado de la lucha por la liberación (1955-1959) que se llevó a cabo con la petición de autodeterminación-unión con Grecia. La República Chipriota, desde los primeros años de su vida, tuvo que afrontar y superar los problemas internos de adhesión y aceptación de su nueva identidad estatal. Para la mayoría griega de los habitantes de Chipre, es decir el 80% de la población, fue imposible borrar y abandonar de inmediato las largas luchas por la unión con Grecia. La misma desgana caracterizó también a la minoría turca, o sea el 18%, principalmente aquellos que anteriormente se habían radicalizado y apoyado con fuerza la partición de la isla. Los problemas empeoraron mucho más por la desconfianza mutua, las disfunciones constitucionales y la incapacidad del nuevo estado de adaptarse al entorno de la Guerra Fría de la década de 1960, que condujeron a la crisis y a los acontecimientos de 1963-1964. En cuanto a las relaciones de Chipre con Grecia, pasaron por varias fases. Los tiempos más difíciles se consideran los siete años de la Dictadura de los Coroneles (1967-1974). A pesar de que han pasado 46 años desde el golpe de estado y la invasión turca de 1974, no se han extinguido en la memoria las enormes responsabilidades de la dictadura griega en la tragedia chipriota. Hoy, sin embargo, los vínculos políticos, diplomáticos y económicos entre los dos países, así como su cooperación y solidaridad, se fortalecen y multiplican tanto en el marco de la familia europea común como en otras organizaciones internacionales importantes. Igualmente, en cuanto a los largos lazos históricos de Chipre con la Grecia metropolitana, siguen siendo fuertes. Un ejemplo característico fue la participación de cientos de griegos de Chipre en la Revolución Griega de 1821, (cuyo bicentenario se celebra el próximo año) y su contribución a las luchas comunes nacionales para la creación del estado griego independiente.
 
κυπσημαια
 
Bandera de los combatientes chipriotas de la Revolución de 1821 con la
inscripción: “Bandera Griega de la patria chipriota”.
(Museo Histórico Nacional, Atenas)
Después de la invasión turca en 1974 y desde entonces la ocupación ilegal de una parte de Chipre, ¿cuáles son las consecuencias más importantes para el país, principalmente a nivel social?
 
Las consecuencias de la invasión turca y desde entonces la ocupación ilegal son multifacéticas e incalculables: aproximadamente el 37% del territorio chipriota que representaba las áreas más ricas y el 70% del potencial económico estaba ocupado por las tropas turcas. Alrededor de 200.000 grecochipriotas, casi el 40% de la población total, huyeron como refugiados en su propia tierra natal, en la parte libre al sur de la isla. Miles de ellos permanecieron atrapados durante meses principalmente en Karpasia (ahora se calculan en cientos), en Kyrenia y otros lugares. La mayoría de los refugiados abandonaron sus pueblos perseguidos por el ejército turco sin poder llevar nada consigo. Los servicios gubernamentales disueltos tenían que atender a los indigentes, desempleados y desesperados, quienes habían contribuido hasta 1974 con su arduo trabajo a las altas tasas de crecimiento de la economía chipriota. Al mismo tiempo, el país fue aislado por el mundo exterior ya que el aeropuerto de Nicosia se habíarendido a las fuerzas de la paz de la ONU y el transporte marítimo era escaso. Uno de los capítulos más dolorosos que ya marca las vidas de cientos de familias, torpedeando en paralelo las posibilidades de la resolución del problema de Chipre, es la incapacidad de identificar hasta la fecha el destino de todos los desaparecidos de la invasión turca, tanto civiles como militares. El milagro económico que siguió a los años posteriores a la invasión y el logro de la recuperación, fatalmente pasó a un segundo lugar, puesto que hasta hoy en día una gran parte de la República Chipriota permanece bajo ocupación. Para el tratamiento de las dimensiones sociales y económicas sin precedentes, fueron requeridas fuerzas sobrehumanas de los servicios estatales involucrados, el apoyo multifacético de Grecia y del pueblo griego y la generosa ayuda económica de muchos gobiernos extranjeros, incluso la contribución decisiva de ACNUR. Pasaron muchos años hasta que todos los refugiados se albergaron, mientras que unos 35.000 chipriotas, a finales de 1974, se vieron obligados a huir y buscar trabajo en el extranjero. Las enormes consecuencias sociales de la invasión turca de 1974 siguen afectando a una gran parte de la población chipriota. En particular, en cuanto a los refugiados, su gran mayoría creyó que su reubicación violenta, a unos pocos kilómetros de sus hogares ancestrales, era temporal y durante 46 años viven con el deseo de regresar a su tierra y a su propiedad.
 
κυπκτ
 
El Izamiento de la bandera de la República de Chipre en Nicosia en el
edificio moderno de la Camara de Representantes, el 16 de agosto de
1960.
(Oficina de Prensa e Información, Nicosia)
 
¿Cuál es la interacción entre la literatura y poesía griega y grecochipriota desde Michaelides hasta los literatos chipriotas después de la invasión?
 
El sentido de “pertenencia común” a la misma nación y la expresión en la misma lengua natal crearon una literatura neohelénica común que comienza en los años medievales con la popular poesía acrítica erótica, abarcando las islas Jónicas, la Grecia continental, Creta, Chipre y el helenismo de Asia Menor, y continúa en los siglos XIX y XX, en el margen de la redención griega y las luchas nacionales comunes. “Pertenencia común”, no es una percepción de fantasía: es característico que Vasilis Michaelides, el mayor poeta del dialecto chipriota, (1849-1917) sirvió como voluntario en el ejército griego militar y en 1878 luchóen la revolución de Tesalia. Por otra parte, todos los grandes poetas y literatos griegos contemporáneos han escrito poemas, textos literarios y artículos sobre Chipre. Entre estas obras, destacan los trabajos de Constantino Cavafis, Kostís Palamas, Ángelos Sikelianós, Yorgos Seferis, Nikos Kazantzakis, Yannis Ritsos y Odiseas Elitis, por mencionar sólo a los principales creadores intelectuales. Más concretamente, los últimos veinte años autores griegos como Vasilis Gkourogiannis, Giannis Kalpouzos, Lia Megalou-Seferiadou, Miltiades Hatzopoulos, etc, han escrito novelas notables inspiradas en la historia de Chipre. En cuanto a los escritores chipriotas, es un hecho que los grandes poetas que escribieron en el dialecto local de Chipre (Vasilis Michaelides y Dimitris Lipertis, 1866-1936), no recibieron el reconocimiento panhelénico que merecían, ya que sus letras debían parafrasearse en griego moderno para ser completamente entendidas, pero perdiendo así el espíritu y su autenticidad estilística y métrica. Los escritores chipriotas posteriores se unieron a las corrientes y los estilos de la literatura metropolitana griega y, por regla general, evitaron escribir en el dialecto, con unas pocas excepciones que se han vuelto más frecuentes durante los últimos años. Tras la independencia chipriota, incluso los años después de la invasión de 1974, a pesar de las acciones por la autonomía de algunos autores, el campo creativo permanece unido. Muchos literatos chipriotas siguen publicando sus obras en las editoriales atenienses o en revistas griegas. Entre ellos, Kostas Montis y Kyriakos Charalambides, que se incluyen entre los literatos griegos contemporáneos más importantes.
 
κυπσκηνες
Escena de un campo de refugiados en alguna parte libre de Chipre
después de la invasión de 1974.
(Oficina de Prensa e Información, Nicosia)

 
¿En qué manifestaciones creativas se considera que los griegos y grecochipriotas forman parte de una comunidad unida?
 
En mi opinión, se manifiestan en todas las formas de la expresión representadas en un idioma común, es decir el griego, a pesar de que los tiempos cambian a ritmo muy rápido y en el mundo contemporáneo dominan la imagen, los mensajes, la limitación de la palabra, específicamente de la escrita. Por supuesto, el creador grecochipriota pertenece a la literatura regional como sus homólogos en Tracia, Creta, Grecia occidental o septentrional y otros lugares. Y eso sucede también en regiones culturales y geográficas más amplias a las cuales pertenece Chipre como por ejemplo en Europa y en el mundo occidental. Sin embargo, de igual manera, este mismo fenómeno se observa durante siglos en la filología grecochipriota, la literatura, el arte y la música con características internas diferentes y peculiaridades locales distintas de un mundo insular aislado de los correspondientes centros intelectuales y políticos (Istanbul, Esmirna, Alejandría y Atenas), así como en las múltiples e intensas influencias del Medio Oriente. Para el escritor grecochipriota, al participar en la educación griega, escribir y expresarse en el idioma de sus ancestros, por una parte mantiene su contacto con el cordón umbilical materno y por otra parte es en esencia una cuestión de supervivencia. Fue capturado brillantemente en el poema de Costas Montis “poetas griegos” de 1962: 
 
“Son pocos quienes nos leen 
pocos conocen nuestra lengua
 quedamos sin reconocimiento, ni aplauso 
en este rincón lejano, 
pero nos compensa escribir en griego.”
 
 
 
 
 
 
Entrevista realizada y traducida del griego al castellano por Christina Skandali 
 

banner panorama

banner newsletter panorama

  1. Lo más visto
  2. Grecia e Iberoamérica
Curso de griego moderno en línea por la Universidad de Atenas

Curso de griego moderno…

Diciembre 14, 2016

El Pireo: un destino cargado de historia