Quíos: Una isla de belleza natural y de riqueza cultural, en el Mar Egeo, conocida por todo el mundo por el mástic, (la planta única que crece exclusivamente en su suelo) y por sus armadores de  barco, unos de los más grandes del mundo.

Pero Quíos dispone también de otras peculiaridades y singularidades, como algunos pueblos medievales, únicos en el mundo. Estos pueblos mantienen completamente la nostalgia y la atmósfera de una época remota. Sobre todo famosos por su arquitectura tan peculiar, estos pueblos encantan al visitante a primera vista.

Mestá, uno de dichos pueblos y el mejor conservado, es una combinación de belleza extraordinaria y de arquitectura medieval. El pueblo entero no es sino una fortaleza contra los piratas. Las paredes exteriores de las casas, casi “pegadas” entre sí, forman parte de la muralla exterior de la ciudad-fortaleza. Los callejones, muy estrechos, en forma de laberinto, fueron diseñados de esta manera que cualquier invasor se perdiera en el camino. El pueblo hoy día tiene pocos habitantes y lo visitan turistas de todo el planeta.

mesta1  

El monumento más viejo del pueblo es la Iglesia Bizantina, una de las mayores de la isla, dedicada a los Arcángeles. Es una Basílica que cuenta con un iconostasio impresionante (una gran pared donde se colocan los iconos) de 1833 que es una muestra característica del arte ortodoxa cristiana.

Anávatos, es otro pueblo, edificado en la cima de una colina, a 450 metros de altitud, rodeado por cañones empinados. Su nombre significa “el lugar al que no se puede subir”, mientras que se conoce como el pueblo fantasma, ya que fue abandonado por sus habitantes, después de 1822 cuando tuvo lugar la matanza de Quíos, perpetrada por los Otomanos). La tranquilidad dominante y el paisaje salvaje y casi lunar, crean un ambiente misterioso con sabor a tiempos remotos.

anavatos6

 

Por último, Pirgí, también conocido como “el pueblo pintado” o “el pueblo en blanco y negro”, es un pueblito maravilloso, intacto en el tiempo, famoso por la decoración extraordinaria de la fachada de sus casas, que se unen las unas a otras por arcos impresionantes y están adornadas con motivos geométricos en blanco y negro.

Además, es un pueblito precioso con capillas innumerables y callecitas estrechas y piedradas, en cuyo centro hay una torre imponente de la Edad Media.  

Finalmente, en Quíos existen también muchos más pueblos medievales como Olimpoi, Armolia, etc que no hay que perderse.

(C.S.)

banner panorama

banner newsletter panorama

  1. Lo más visto
  2. Grecia e Iberoamérica