El próximo 12 de marzo los alumnos del Instituto “Mariano Quintanilla” de Segovia comenzarán su viaje de estudios a Grecia. Nada tendría de particular este viaje si no fuera porque es el vigésimo que ha realizado ininterrumpidamente este Instituto segoviano. 
 
Más de ochocientos alumnos han viajado a Grecia en estos años y una docena de profesores se han sucedido acompañándolos, dirigidos por los profesores de Griego, Historia y Cultura Clásica, y siempre hemos contado con la colaboración de la Embajada de Grecia en Madrid que, a través de su departamento de Prensa y Comunicación, nos facilitó siempre la entrada a los lugares arqueológicos y museos. 

 
La base del viaje fue y sigue siendo Atenas, pero el viaje se completó con los recorridos clásicos: Canal de Corinto, Micenas, Epidauro, Olimpia y Delfos. Junto a estos lugares y alternativamente se han visitado lugares menos frecuentados en esas rutas: Nafplio, Tirinto, Patras, Eleusis, Metéora y Termópilas, llegando en una ocasión hasta Esparta. También se visitaron los alrededores de Atenas: Pireo, Egina, Poros e Hidra, Cabo Sunio, Maratón, Ramnus, Vravrona y los restos de las minas de plata de Lavrio. El destino más lejano Creta. 
 
 
A través de materiales impresos y electrónicos, mediante guías y textos didácticos preparados por los profesores, los alumnos dispusieron de una amplia documentación, y los veinte viajes les proporcionaron la posibilidad de acercarse a los lugares arqueológicos de la antigüedad clásica, a sus manifestaciones artísticas y el contacto con los textos clásicos, pero también a otros períodos de la cultura de Grecia: Cicládico, Bizantino y Neoclásico, etc. y a la actualidad de Grecia como la visita al Instituto de secundaria del barrio de Jolargós en Atenas para la exposición de trabajos realizados por los alumnos de ambos institutos con motivo de la visita. 
 
Hemos sido observadores anuales de los cambios en Atenas: renovación del mercado central, peatonalización de calles, renovación de la Plaza de Sintagma, etc. y el posterior deterioro agudizado con motivo de la crisis. Hemos podido valorar positivamente las remodelaciones museísticas, entre otras: la reorganización de la sala micénica del Arqueológico de Atenas, la exposición de las piezas del Cerámico, las mejoras en el Museo de Delfos y, por supuesto, el gran cambio, el esplendido Museo de la Acrópolis. 
 
En la actualidad, varios alumnos estudian arqueología y otros, filología clásica. Algunos volvieron a Grecia para enseñar a sus padres lo que habían visto y aprendido. Prácticamente todos los alumnos tienen un excelente, emotivo y singular recuerdo del viaje y del país. Uno de ellos, años después de su viaje a Grecia, escribió a su profesor para decirle que aquel viaje a Grecia le “abrió el apetito por conocer nuevas culturas e idiomas”. No puede haber mejor recompensa para los profesores y para Grecia. 
 
Pedro Álvarez de Frutos
 
 

banner panorama

banner newsletter panorama

  1. Lo más visto
  2. Grecia e Iberoamérica