Parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1988, el Monte Atos es el hogar de 20 monasterios ortodoxos (griegos, rumanos, ruso, búlgaro, serbio y georgiano) que conforman un territorio autónomo bajo soberanía griega (Estado Monástico Autónomo de la Montaña Sagrada).
Está localizado en Macedonia Central, siendo la más oriental de las tres subpenínsulas en las que se divide la península Calcídica, al norte de Grecia. En el Monte Atos (en griego se le llama Ágion Óros o Monte Santo), donde la población ronda los 2.200 habitantes, sólo pueden entrer monjes; es impenetrable para mujeres, o incluso animales hembra, cuya entrada está terminantemente prohibida a toda la región. 
 
La península es parte de la soberanía del Estado griego. Sin embargo, se trata de un área autónoma que goza de un estatus de autogobierno que se le fue conferido, en 1924, por el gobierno griego mediante los Fueros de la Montaña Sagrada de Atos, es decir las normas que rigen la vida de la comunidad monástica. La capital y centro administrativo está ubicada en Kariés. Además de los monasterios, hay 12 pequeñas comunidades de monjes, llamadas “skites” (casas de monjes), así como diversas ermitas. 
 
La jurisdicción espiritual cae en el Patriarca Ecuménico de Constantinopla y el gobierno es la Comunidad Sagrada (Iera Koinotita), que consiste en 20 monjes representantes de los 20 monasterios. El Estado griego es representado por el Gobernador de la Montaña Sagrada y recae en la jurisdicción del Ministro de Asuntos Exteriores. Su función es supervisar el funcionamiento de los fueros, así como el funcionamiento de los servicios públicos, tales como policía, aduanas, etc. Según los fueros, el Monte Athos está eximido de pagar ningún tipo de impuesto.
 
No sabemos exactamente cuando se extendió el cristianismo al Monte Athos aunque, según la tradición rusa, los residentes acogieron al cristianismo cuando la Virgen María apareció en la región. Por eso, la Montaña Sagrada se llama "el clero y la huerta de la Virgen." 
 
La comunidad monástica del Monte Athos se fundó en 963 con la ayuda del emperador Basilio II, cuando San Atanasio de Atos estableció el monasterio de Gran Laura que sigue siendo, hasta hoy, el primero en la jerarquía de los 20 monasterios del Monte Atosy el más célebre de todos los monasterios de Oriente. 
 
En el Monte Athos se permite la entrada a 120 personas al día (110 griegos y 10 extranjeros, todos ellos varones). A los extranjeros se les pone un límite inicial de 4 días de visita. La única forma de entrar es obteniendo el diamonitírion (permiso de residencia) que se tramita en Tesalónica y se retira en los pueblos de Calcídica, Uranúpolis o Ierissós (el primero para los barcos con destino a la costa occidental y el segundo para los barcos con destino a la oriental). La comunicación por tierra con Grecia no está permitida. Hay solo un puesto fronterizo. 
Pascua en el Monte Atos 
 
La festividad de Pascua en el Monte Atos se celebra entre un clima de extrema devoción. Los que eligen el Monte Atos para celebrar la Pascua viven una experiencia única, llena del ambiente espiritual y místico de la Semana Santa y lejos del secularismo. Durante la noche, los himnos bizantinos y los sonidos de las campanas crean un ambiente especialmente devoto, acentuado por el paisaje primaveral y el al aislamiento del que goza esta península, principalmente montañosa, uno de los mejores nidos medioambientales del país. 
 
La primera Resurrección en el Monte Atos se celebra a las 11 de la mañana del Sábado Santo, mientras que la liturgia oficial de la Resurrección comienza alrededor de las 2 de la mañana del Domingo de Pascua y termina al amanecer.

La misa de Pascua se desarrolla acompañada de los sonidos alegres de las campanas de los monasterios y, al cabo de la misma, los monjes y peregrinos se trasladan a las mesas del monasterio para la primera comida sin ayuno después de ayunar durante cuarenta días. Pescados, verduras, vino tinto y huevos rojos están ya servidos. 
 
Inmediatamente después del almuerzo de Pascua, monjes y peregrinos regresan a la iglesia para seguir la misa de la mañana del Domingo al cabo de la cual todos reciben un dulce y un huevo rojo. Al mediodía, entre las 12:00 y 13:00 horas, se celebra la “misa del amor cristiano” mientras las campanas suenan sin parar. En el Monte Atos, la celebración de la Pascua no termina el domingo. El lunes tiene lugar en el “Protaton” (la catedral que está ubicada en el centro del monasterio de Kariés) la gran procesión de la imagen milagrosa "Axion Esti", que dura cinco horas. La procesión pasa por las skites y las células de los monjes quienes reciben el icono con todos los honores, mientras ofrecen viandas, queso y vino a todos los visitantes del Monte Athos. Procesiones se celebran en todos los monasterios los dos días seguidos de Pascua.
Lo que comen los monjes del Monte Atos 
 
La dieta monástica contribuye a la longevidad de los monjes que viven hasta los 95 años en buen estado físico y mental. No es solamente lo que llamamos dieta mediterránea sino que algo mucho más; y es que los monjes comen a la manera tradiciona. En el monasterio no se pone la mesa tres veces al día sino solamente dos, por la mañana y por la tarde. ''Las comidas duran unos veinte minutos, sin ruidos y conversaciones", resaltaba el monje Epifanios Mylopotaminós durante la 8ª Conferencia Panhelénica de alterosclerosis, en marzo de 2012. Los expertos coinciden en que el ayuno de la Cuaresma es un escudo natural de protección contra las enfermedades cardiovasculares ya que, gracias a la gran cantidad de verduras y frutas que contiene, es rica en vitaminas (A, C, E), ácido fólico, minerales, antioxidantes y fibra y, al mismo tiempo, pobre en grasas animales saturadas. Las legumbres constituyen la "carne del ayuno", subrayó el monje Epifanios, poque nos ofrecen hidratos de carbono complejos y proteínas vegetales con poca grasa. Además, si se combinan adecuadamente con cereales (arroz, maíz, pan), nos dan proteínas iguales que las de la carne.
 
El pan está en la base de la pirámide alimenticia monástica que, además de los hidratos de carbono complejos (principal fuente de energía para nuestro cuerpo), contiene fibra y vitaminas B y E. La dieta de los monjes incluye, también, los llamados dulces de Cuaresma y, durante los días festivos, dulces con leche, mantequilla y huevos. En cuanto a las cualidades de la dieta monástica, el monje Epifanios señaló que reduce el nivel de colesterol y triglicéridos en la sangre, ayuda a regular el azúcar en la sangre y la presión arterial y protege contra la osteoporosis y varios tipos de cáncer. También, tiene propiedades anti-envejecimiento y contribuye a la la longevidad, hecho que corrobora la avanzada edad en que mueren mueren los monjes, entre 85 y 95 años. 

Youtube: El Monte Atos- Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 (  videos en español)
 
 

banner panorama

banner newsletter panorama

  1. Lo más visto
  2. Grecia e Iberoamérica
Llegarás a Grecia

Llegarás a Grecia

Agosto 10, 2016